UTILIZACIÓN DE UNA HOJA DE CÁLCULO PARA LA ENSEÑANZA DE NOCIONES MATEMÁTICAS EN SECUNDARIA O BACHILLERATO.

Autor: Juan Carlos Abarca Cisneros
Coautor(es): Dr. Edgardo Locia Espinoza
Este trabajo está pensado para dar a conocer una herramienta tecnológica que puede ayudar a la comprensión de ciertas nociones matemáticas en alumnos de los niveles secundaria y bachillerato. El objetivo o campo de interés se centra en el uso de una hoja de cálculo para la enseñanza de las matemáticas y, a través de ella, desarrollar poco a poco habilidades matemáticas a través de la experimentación, la exploración y el razonamiento del alumno así como también incentivar la imaginación y el análisis crítico. El uso adecuado de una hoja de cálculo puede propiciar la actividad matemática de los estudiantes. Para garantizar el uso de la hoja de cálculo como técnica de aprendizaje, se hará énfasis a diversos dominios de la matemática en los cual puede ser aprovechada, a saber: En estadística (quizá la aplicación más natural e inmediata), la hoja de cálculo permite, manejar, organizar y estudiar un gran número de datos numéricos, calcular sumas, medias aritméticas, porcentajes, por mencionar algunas. Permite también hacer representaciones gráficas (diagramas, gráficas cartesianas), facilita la comparación de series de datos, las organizaciones posibles y las diferentes representaciones gráficas asociadas. En aritmética, la hoja de cálculo permite manipular los números y organizar cálculos. Permite la realización de numerosos cálculos y facilita su presentación organizada con la ayuda de tablas. Permite también manipular las diferentes escrituras de un número; los diferentes formatos de las celdas vuelven posible el paso de una escritura decimal a otra, la escritura de porcentajes, la notación científica, las fracciones. La hoja de cálculo permite ofrecer nuevos métodos de resolución a los alumnos para tratar problemas numéricos sin utilización del álgebra. Por ejemplo, vuelve accesible a algunos estudiantes el estudio de problemas discretos en los cuales un estudio exhaustivo de todos los casos se vuelve posible, gracias a esta herramienta. Está totalmente adaptada para permitir a los alumnos elaborar estrategias del tipo “ensayo y error”, pero también es una buena herramienta que permite progresar hacia un método más algebraico a partir de métodos intuitivos aritméticos. Paralelamente, para la construcción de fórmulas, puede facilitar el aprendizaje de la noción de variable y útil para introducir el paso de la aritmética al álgebra. La construcción de fórmulas necesita en efecto la elaboración de un razonamiento y la identificación de la variable que será materializada por una celda. La hoja de cálculo permite también un aporte a nivel de la identificación de la incógnita y de la variable y la resolución de ecuaciones sin utilizar el álgebra. Al final de la secundaria, puede ser útil para abordar diversos aspectos de la noción de función, y en particular identificar la relación que existe entre una fórmula, una tabla de valores y una nube de puntos. En el trabajo, presentaremos diferentes ejemplos que ilustrarán la utilidad de la hoja de cálculo en los dominios que hemos listado en los párrafos anteriores para propiciar un aprendizaje más interactivo y hacer que el alumno experimente y razone por sí mismo sobre un determinado problema matemático.